Publicado: 16 de Junio de 2016 a las 21:07

EL USO DEL OZONO PARA LA INDUSTRIA DEL AUTOMÓVIL

Los olores indeseables en el automóvil tienen una variedad de orígenes: animales, sudor, vertidos accidentales, tabaco, fugas de agua, etc., todos ellos provocan con el tiempo un olor desagradable y son a la vez un cultivo de bacterias, hongos, virus..., que pueden quedar atrapados en cualquier rincón así como bajo las tapicerías .
Este problema es mas apreciable si el vehículo no está adecuadamente ventilado. Muy a menudo es el aire acondicionado el causante del problema del mal olor. Los aparatos de aire acondicionado condensan el agua y crean un ambiente ideal para el crecimiento de bacterias dentro de los conductos del aire, como la legionella, las cuales pueden derivar en graves enfermedade. Los coches bien ventilados que circulan por lugares muy oxigenados, donde aparece aire fresco con niveles suficientes de Ozono de origen natural, no desarrollan usualmente este problema del mal olor. El Ozono es una forma de oxígeno triatómica. Su átomo extra de oxígeno hace al Ozono ser muy activo en contacto con las moléculas oxidables. Los olores son altamente oxidables y por consiguiente muy reactivos al Ozono. Los olores se disuelven en la sangre y reaccionan con el oxígeno, disminuyendo de esta forma el oxígeno de nuestros cuerpos. Esto no es un proceso saludable y explica porque nuestra nariz nos avisa al darnos una percepción de olor desagradable, pero útil.
El oxígeno puede oxidar a los olores indeseables antes de que los respiremos. El problema está en que el oxígeno normal no es muy reactivo a temperaturas normales, y llevaría muchos días hasta ver algún efecto. El oxígeno activo (Ozono) es unas 5.000 veces más rápido oxidando los olores. El Ozono mata también de forma instantánea todas las bacterias, hongos, fermentos e incluso virus causantes de los olores. El Ozono desinfectará completamente el espacio tratado sin dejar residuos químicos. Esto convierte al Ozono en un agente ideal para la desodorización y la desinfección.
No hay otro mejor método disponible para la eliminación de olores que el uso del Ozono. Los diferentes tipos de desodorantes de spray y ambientadores al estilo fresh-air (aire fresco) no eliminan los olores -simplemente los disfrazan con otros olores más agradables. Estos no matan ni eliminan la causa primera del mal olor - ya sean bacterias, hongos o fermentaciones. El verdadero olor a frescura, como el que se experimenta después de una tormenta eléctrica, es el Ozono, el propio remedio de la madre naturaleza para la perfecta desodorización.
El generador de Ozono ha sido elaborado para proveer suficientes cantidades de Ozono en todo tipo de vehículos. Esta unidad produce aproximadamente 2000 mg/h de Ozono cuando se suministra con un perfecto generador de aire seco. El aire normal del ambiente es siempre menos seco y esto reduce el rendimiento del Ozono aplicado (según la humedad relativa del lugar). Una pequeña bomba empotrada suministrará aire dentro de la cámara generadora de Ozono, donde la descarga fría transformará algunas moléculas de oxígenos diatómicas en Ozono triatómico. El dispositivo solo necesita aproximadamente 54 W de energía eléctrica, incluyendo la bomba de aire. También es posible incorporar un pequeño tubo para la conducción del Ozono al espacio a tratar.
Tiempo de aplicación: Intensivo, con el mínimo de paradas y máximo funcionamiento: 1 hora, como mínimo, pero podemos dejarlo más tiempo si el caso es grave.

TRATAMIENTO PARA VEHICULOS
Teniendo en cuenta las propiedades del OZONO, gas obtenido a partir del oxígeno existente en el aire que se descompone en oxígeno molecular y oxígeno atómico al que debe su fuerte poder oxidante, reacciona con las sustancias orgánicas productoras de olores alterando su estructura, de tal forma que la nueva sustancia formada no tiene ningún olor.
Englobamos dentro del término vehículos, por ejemplo, los autobuses en los cuales existen olores, ya sean de tabaco, ropa, comida, etc., además de las personas que viajan en ellos, alguno de los cuales puede sufrir alguna enfermedad infecciosa, pues bien, con los generadores de OZONO, el ambiente queda totalmente limpio de olores y además estará desinfectado, puesto que elimina cualquier tipo de germen, virus o bacteria. Asimismo tenemos el ejemplo de los automóviles, sean del tipo que sean (turismo, furgoneta, etc. ), en los cuales existen los mismos problemas que en los autobuses, pero además, en el caso de la Policía, a cualquier nivel, existe el gran problema de posibles contagios de enfermedades, por las personas que puedan transportar (heridos, detenidos, etc.).
Asimismo y debido a sus propiedades médicas es muy aconsejable para las personas con problemas respiratorios (asma, bronquitis, etc.) Tenemos también el problema de las ambulancias. El gran problema de estos vehículos es el número de personas que pasan por ellas y existiendo material sanitario el cual estará expuesto a la propagación de distintos virus y bacterias. En este caso el generador de OZONO esteriliza el vehículo, así como el material existente en él, y evita que exista algún riesgo de contagio entre las personas que van pasando por la ambulancia.

El OZONO elimina los olores, así como virus, gérmenes y bacterias, dejando el ambiente totalmente limpio y evitando así el riesgo de contagio.
El OZONO al descomponer las sustancias extrañas en el ambiente (ya sean olores o microorganismos) se convierte en oxígeno, de aquí las propiedades médicas que posee, las cuales benefician a las personas con problemas alérgicos (estados gripales, catarros, etc.). En estos casos la mejoría es notable, ya que la respiración se realiza con menos dificultad, siendo el cansancio menor.
Con el uso del OZONO, se conseguirá:
- UN AMBIENTE EXENTO DE OLORES.
- UN VEHICULO TOTALMENTE ESTERILIZADO
- UN VIAJE MÁS AGRADABLE, ya que en muchas ocasiones los mareos no son más que por olores existentes en el vehículo.

APLICACIONES DEL OZONO
Está mundialmente reconocido que aplicaciones adecuadas de OZONO tienen una acción BACTERICIDA, GERMICIDA, VIRULICIDA, FUNGICIDA Y DEODORANTE; destruyendo con gran rapidez estreptococos, estafilococos, colibacilos, etc., así como las más enérgicas toxinas difterianas y tetánicas.

PROPIEDADES DEL OZONO
El ozono introducido en un ambiente cualquiera realiza tres acciones fundamentales:
ACCION MICROBICIDA
ACCION DEODORANTE
ACCION OXIGENANTE

-1. ACCIÓN MICROBICIDA:
Es quizá la propiedad más importante del ozono, y por la que más aplicaciones se le atribuyen.
El concepto microbio, como es sabido, es muy amplio. En principio, microbio es toda forma de vida que no puede ser vista por el ojo humano, y que se requiere el uso del microscopio para ser observado.
Estos seres vivos permanecen muchas veces sobre todo tipo de superficies, en todo tipo de fluidos, o bien flotan en el aire asociados a pequeñas motas de polvo, minúsculas gotas de agua en suspensión, etc. Es bastante frecuente que ellos sean responsables de la transmisión de todo tipo de enfermedades contagiosas, especialmente en sitios cerrados donde haya gran número de personas, y el aire se renueve muy lentamente.
El control de algunos de estos microorganismos, llamados patógenos por su capacidad de provocar enfermedades contagiosas, ha sido una gran preocupación del hombre, desde el momento en que fueron descubiertos. Cientos de métodos, y de sustancias químicas han sido elaborados y utilizados con este fin, proporcionando resultados en mayor o menor medida positivos e intentando disminuir la cantidad de estos patógenos, en términos como desinfección, higienización, asepsia, antisepsia, etc.
El ozono, debido a sus propiedades oxidantes, puede ser considerado como uno de los agentes microbicidas más rápido y eficaz que se conoce. Su acción posee un amplio espectro que engloba la eliminación de:
A) BACTERIAS (Efecto bactericida)
B) VIRUS (Efecto antivírico)
C) HONGOS (Efecto fungicida)
D) ESPORAS (Efecto esporicida)

A) Efecto bactericida:
Es bien conocido desde principios de siglo, donde se empezó a usar para el tratamiento de aguas. Actualmente nos servimos de él, tanto para el tratamiento de todo tipo de aguas, como para tratar ambientes e incluso directamente sobre el organismo humano con fines terapéuticos. Una de las ventajas más importantes del ozono con respecto a otros bactericidas es que este efecto se pone de manifiesto a bajas concentraciones (0.01 ppm., o menos) y durante periodos de exposición muy cortos. Incluso a concentraciones ínfimas de ozono (del orden de 0.01 ppm.) es ya perfectamente observable un efecto bacteriostático.
La diferencia entre un efecto bactericida y un efecto bacteriostático es sencilla; un agente bactericida es aquel, capaz de matar a las bacterias, sin embargo un agente bacteriostático no llega a matarlas, pero si las impide reproducirse, frenando rápidamente el crecimiento de sus poblaciones.
Aunque teóricamente sean efectos muy distintos, en la práctica, una población de bacterias sin capacidad de reproducción o con capacidad disminuida para la misma, es una población condenada a su desaparición. De hecho, agentes antimicrobianos tan importantes como algunos antibióticos, basan su poder en la acción bacteriostática.

B) Efecto antivírico:
Los virus son pequeñas partículas, hoy consideradas frontera entre los seres vivos y la materia inerte, que no son capaces de vivir ni de reproducirse si no es parasitando células a las que ocasiona su destrucción.
A diferencia de las bacterias, los virus siempre son nocivos y provocan enfermedades a todo organismo al que atacan. Enfermedades tan comunes como gripe, catarro, sarampión, viruela, varicela, rubéola, poliomielitis, y otras muchas, son debidas a virus.
El ozono actúa sobre ellas oxidando las proteínas de su envoltura y modificando su estructura tridimensional. Al ocurrir esto, el virus no puede anclarse a ninguna célula próxima por no reconocer su punto de anclaje, y al encontrarse el virus desprotegido y sin poder reproducirse, muere.
La acción antivírica es observable a concentraciones de ozono inferiores a las de acción bactericida; esto es debido a que la complejidad de la envoltura vírica es inferior a la de la pared bacteriana.

C) Efecto Fungicida
Existen ciertos tipos de hongos que tienen capacidad de provocar enfermedades al ser humano. Otros muchos son capaces de ocasionar alteraciones en nuestros alimentos, haciéndolos inaceptables para su consumo, como es el caso, entre otros, de los mohos.
Debido a esto, resulta interesante controlar y eliminar estas formas patógenas cuyas esporas pululan por todo tipo de ambientes.
El Ozono nos ofrece la posibilidad de eliminarlas mediante su acción oxidante.

D) Efecto esporicida:
Existen algunas bacterias que cuando las condiciones son las adecuadas para su desarrollo, fabrican una gruesa envoltura alrededor de ellas, y paralizan su actividad metabólica, permaneciendo en estado de latencia. Cuando las condiciones para la supervivencia vuelven a ser favorables, vuelven a su forma normal y su metabolismo recupera su actividad. Estas formas de resistencia se conocen como esporas o formas esporuladas, y son típicas de bacterias tan patógenas como las que provocan el tétanos, el botulismo, la gangrena gaseosa y el ántrax.
Este tipo de mecanismo de resistencia hace muy difícil el luchar contra ellas y, tratamientos tan útiles en otros casos como las altas temperaturas, y multitud de antimicrobianos, se vuelven ineficaces.
El ozono a concentraciones ligeramente superiores a las usadas para el resto de las bacterias, es capaz de acabar con las esporas de resistencia.

2.- ACCIÓN DEODORANTE
Es una de las propiedades mejor comprobadas, debido a su gran utilidad en todo tipo de locales de uso público y en el tratamiento de ciertos olores de origen industrial. El ozono posee la particularidad de destruir los malos olores atacando directamente sobre la causa que los provoca, y sin añadir otro olor adicional. Para lograr esto último resulta extremadamente necesario no exceder la concentración del ozono requerida para un determinado local, ya que ésta se encuentra excesivamente elevada, quedaría un residual fuerte de ozono presente en el aire, y se percibiría un cierto olor.
¿Cuál es la causa de los malos olores? Es una pregunta de gran complejidad. En sitios cerrados, de gran afluencia de público, la causa suele ser la materia orgánica en suspensión, y la acción de los distintos microorganismos sobre ella, tal es el caso del típico olor a personas, a tabaco y a comida. El ozono ataca a ambas causas. Por un lado oxida la materia orgánica, además de atacarla por ozonolisis y por el otro lado ataca a los microbios que se alimentan de ella. Existe una muy amplia gama de olores los cuales pueden ser atacados por el ozono. Todo depende de la naturaleza de la sustancia causante del olor. Según dicha naturaleza se podrá establecer su vulnerabilidad hacia la acción del ozono, y las dosis de éste requeridas para su eliminación. El resultado de una correcta ozonización es que en los sitios donde existían malos olores, no huele a nada.

3. ACCIÓN OXIGENANTE:
En las grandes ciudades, donde existen gran cantidad de locales y poco ventilados, es con mucha frecuencia apreciable el oscurecimiento del aire como consecuencia de una carencia de oxígeno, la cual habitualmente identificamos con aire viciado. El ozono, como ya hemos explicado, es muy inestable, y rápidamente se descompone en oxígeno atómico (O) y oxígeno molecular (O2). El primero es el responsable de muchas de las propiedades aquí expuestas. El segundo es el residual de esta acción. Pero no se trata de un residual indeseable, sino todo lo contrario, es el encargado de adicionar a estos ambientes enrarecidos, el oxígeno de que carecían, logrando que el aire sea más " respirable".